CAPTADOR DE IMÁGENES

El Parque De Polvoranca.

Entre la enmarañada red de carreteras y ciudades del sur metropolitano se esconde Polvoranca, un paraíso incipiente lleno de infinitos secretos.

El secreto mejor guardado de Polvoranca es su propia existencia. En medio de las grandes urbes del sur metropolitano y rodeado de laberínticas carreteras por las que cada día circulan miles de vehículos, campan a sus anchas galápagos, liebres, erizos y perdices, se refugian 150 especies de aves y buscan la luz del cielo de Madrid plantas y árboles de todos los rincones del mundo, en medio de tres humedales. Así es este pequeño paraíso natural, el cuarto más grande de la Comunidad de Madrid, que nació hace sólo unos pocos años con una marcada vocación docente.

Hasta los años 80, el parque Polvoranca era una extensión de cultivos y lagunas cuya reputación estaba por los suelos debido a la fama de insalubridad de sus humedales, un desprestigio alimentado por las pestes, hambrunas y consiguientes éxodos de los habitantes de la zona en el siglo XIX. Quizá esa mala fama le preservó de la invasión urbanística y la especulación que se viviría después en los alrededores de este lugar, y en la década de los años 80 las administraciones decidieron darle un futuro más prospero como parque, no sólo para el esparcimiento de los vecinos sino como pulmón verde de la ciudad y como educador en valores medioambientales. Precisamente su corta existencia le otorga un carácter frágil, inspirado por sus plantas adolescentes, árboles sin sombra y praderas en barbecho, pero a la vez apacible y hasta entrañable, debido sobre todo a su situación estratégica, en el corazón de Metrosur. Alrededor de sus 150 hectáreas de terreno se entrecruzan la M-406, la M-407 y la M-50, y crecen a ritmo vertiginoso los municipios de Leganés, Alcorcón y Fuenlabrada, con los que limita.

Uno de los grandes tesoros del parque es el agua, que abunda bajo sus tierras arenosas y surge de manera natural en tres humedales, uno de los cuales -el de Maripascuala- ha sido transformado en un lago artificial de seis hectáreas. Esta laguna nace en el arroyo de la Recomba, que atraviesa el parque desde el noroeste hacia el sur y, ya fuera de Polvoranca, cambia su nombre por el de arroyo Culebro, que desemboca en el río Manzanares. La presencia del agua en la zona es tal que existe un proyecto de creación del Parque Fluvial del Arroyo Culebro, que surcaría el territorio periurbano del sur metropolitano madrileño de este a oeste.

Pero si algo le diferencia de cualquier otro pulmón verde de Madrid es la vocación didáctica y docente con la que nació. Polvoranca no es simplemente un parque joven, donde los chavales juegan al fútbol, los ciclistas disfrutan de sus tres kilómetros de pista o las familias pasan un feliz domingo de campo.

Aquí hay mucho que aprender gracias al sentido didáctico que se le ha dado al parque, en el que todo está dispuesto para enseñar algo. El Jardín de Roca, por ejemplo, es un auténtico museo al aire libre que ilustra la historia geológica de la Comunidad y donde una maqueta litológica en forma de mapa muestra las diferentes rocas de las que está compuesto el suelo de la región. En el Botánico se invita a realizar un viaje por las plantas de los cinco continentes -aún pequeñas, eso sí- desde un imaginario centro de la tierra, mientras que en el Jardín de Vegetación Madrileña se pueden conocer e identificar las especies que más abundan en la región. Asimismo hay un jardín de aromas y otro ‘siempreverde’, con especies de hoja perenne.

Desde el Centro de Educación Ambiental del Parque, ocho personas trabajan para dar sentido a estos espacios educativos y se encargan de coordinar las actividades para escolares, que se realizan de lunes a viernes, y para el resto de visitantes, los fines de semana. Sus responsables se muestran orgullosos de poder trabajar en lo que llaman “un espacio verde plurifuncional”, donde se pueden realizar actividades de muy diversa índole deportiva, recreativa, educativa y hasta científica y cultural.

Una de las actividades que se organizan desde el Centro gestionado por la Comunidad de Madrid y por el que cada año pasan 23.000 visitantes, es una excursión de tres horas para escolares por la senda del parque. “Con este juego -explica Pablo, uno de los ingenieros agrícolas que trabajan en el Centro- los chicos pueden aprender a orientarse, desarrollar la capacidad de observar la naturaleza, identificar los diferentes usos del parque, lograr una visión global de la diversidad de las especies de flora y fauna, y potenciar en ellos la sensibilidad hacia el cuidado del parque”. Las dotaciones del parque hacen posible, según Pablo, “convertir el ocio en aprendizaje”.

Entre las praderas de Polvoranca y sus lomas artificiales se erigen, decrépitas, las ruinas de la antigua iglesia de San Pedro Apóstol, que se construye en el siglo XVII sobre los restos de una antigua ermita bajomedieval. Se levanta en el momento de máxima población de la zona, con casi 300 vecinos que se dedican al cultivo del cereal de secano y al ganado, y que viven azotados no tanto por el tipo de economía feudal como por las adversidades meteorológicas (heladas y sequías), que para los campesinos suponen penosas hambrunas. Hoy en día, los restos cada vez más deshechos de la iglesia forman parte de este parque y son un símbolo del mismo, en cuya memoria ha quedado también el paso de personajes como el poeta Fray Luis de León y Don Juan de Austria, hijo ilegítimo de Carlos I. El rastro de la historia completa el carisma de Polvoranca, desde donde la vista ofrece a la vez un horizonte surcado de grúas incansables y todo un ecosistema en ciernes que crece silencioso en la inmensidad del sur.


PINCHAR SOBRE LA IMAGEN PARA VER UN REPORTAJE SOBRE LAS RUINAS.

Texto: Elena Delgado
reportaje fotográfico: Luis. M. Parra.

Anuncios

7 comentarios

  1. Mercedes

    El Parque, si he tenido ocasión de conocerlo(quien lo ha visto y quien lo vé )
    Cuando empezaron a Hacerlo, no había quien pasease por El, recuerdo que ibas andando y delante de ti, habia una plaga de insectos, que no había quien los aguantase, vamos, que nos invitaron a irnos, nada más llegar.
    Ahora es una maravilla, de la que podemos disfrutar y estar orgullosos.
    Gracias por esas fotos tan maravillosas.
    La de la Famili, Fenomenal.
    Un Beso

    agosto 23, 2007 en 7:48 pm

  2. Anónimo

    Mu guapos tus cachorros, mu bonito polvaranca, pero de las otras ruinas que?. un abrazo artista.

    agosto 24, 2007 en 9:48 am

  3. niqvanpol

    increibles fotos. Hace dos meses me pase y te invite a mi blog, me acabo de enterar tu respuesta.

    http://www.niqvanpol.com.ar

    agosto 25, 2007 en 1:32 am

  4. Hola,

    en primer lugar mi enhorabuena para la redactora del artículo y en segundo lugar para el reportero gráfico.

    Mi opinión respecto al parque es que es ridículo para la población que lo rodea, un cálculo a bote pronto me da unos 2,5 metros cuadrados por habitante (la OMS estima en 8 los metros cuadrados de zona verde por habitante) y no creo que el futuro bosque sur mejore la situación.

    De todos modos, menos es nada y si no llega a ser por la creación del parque …

    Saludos.

    agosto 29, 2007 en 9:05 am

  5. Ángel

    Enhorabuena por el reportaje del lago. Nada más que añadir. Excelente.

    octubre 4, 2007 en 11:42 pm

  6. kira

    yo e ido al parque y esta bien tiene un monton de arboles

    oa peña soy de fuenla

    enero 14, 2009 en 9:58 pm

  7. Pablo Llobera Serra

    Gracias Elena por la gentileza de citarme en la entrevista que me hicieste hace ya varios años. Hoy añadiría que este parque es una excelente oportunidad para que la ciudadanía más consciente y comprometida ensaye fórmulas de gestión participativa del entorno, en espacios tan vivos y creativos socialmente como el Huerto Colectivo, el Jardín Colectivo o la parcela forestal y frutal que plantó un grupo de mayores y que cuidan desde entonces. “Lo mas importante de los parques, al menos de éste, son las personas que, agrupadas, lo cuidan y defienden”

    enero 16, 2009 en 10:16 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s