CAPTADOR DE IMÁGENES

El Jardín del Príncipe—–Aranjuez.

El encargado de poner en marcha este espacio privilegiado de la villa de Aranjuez, fue el monarca Carlos IV. Se trata de un pulmón verde de gran extensión que sigue líneas paisajistas inglesas y francesas de finales del siglo XVIII. Podemos acceder a este jardín por varias entradas desde la carretera de la Reina y también por el río Tajo, por medio de embarcaderos y un puente.

El pabellón real data del año 1754 y los cuatro restantes son de la época de Carlos III, con el fin de que los príncipes de Asturias pudieran utilizarlos. En esta época también se unió al conjunto un jardín ochavado. Carlos VI era muy dado a pasear por la zona del embarcadero durante la primavera, una estación especial puesto que todo empezaba a florecer y a llenarse de colores llamativos y olores penetrantes.

Las siguientes ampliaciones corrieron a cargo del afamado jardinero Pablo Boutelou. Si bien la mayoría de las actuaciones que se llevaron a cabo por él hoy en día se han transformado, a Boutelou le debemos la articulación original. Obra del ingeniero Domingo de Aguirre son el Fortín; muy cerca del embarcadero y, por otro lado, el Castillo. Un dato curioso acerca de este mirador con salas abovedadas y escaleras de caracol realizadas en piedra, es que se quiso revestir de piedra de Colmenar pero fue imposible debido a las pérdidas de la guerra contra los franceses. Hoy en día, este lugar es un restaurante.

Frente a él está el Museo de Falúas, donde se albergan las embarcaciones reales que, anteriormente, estaban ubicadas en la Casa de Marinos, un conjunto muy famoso presente en este jardín que fue iniciado por Carlos IV y restaurado por Amadeo de Saboya. Señalar una pieza de esta muestra espectacular: la góndola ‘Felipe V’, cuya lugar de origen apunta, según los expertos, a Nápoles.

Una de las zonas más mágicas de este jardín es la llamada popularmente ‘los chinescos’. Se trata de un lago al se tiene acceso por medio de dos cenadores. El cenador propiamente chinesco fue recientemente pintado con los colores originales. Aunque el que se levanta hoy en día no es el original de Villanueva, sino uno posterior de Isidro González en época de Fernando VII, conserva la planta original. El otro cenador, de estilo clásico, debe sus columnas de orden jónico al mármol verde importado directamente de tierras italianas.

Las zonas más interiores del jardín son las más exóticas. Riachuelos artificiales y senderos laberínticos traen al visitante la riqueza botánica de las islas americanas y asiáticas. A este área pertenece uno de los trazados que más atrae a los turistas: la Montaña Rusa, un montículo artificial al que se accede por una cuesta circular y que está coronado por un templete de madera sencillo.

Mas fotos: AQUI

Fuente:www.aranjuez.es

Anuncios

2 comentarios

  1. Anónimo

    Yo haré un reportaje conjunto de todos los jardines, si puedo mañana lo pongo y comparamos fotos, aunque hay una que no has puesto y la llevamos a medias ……..
    Aparte del especta-culo que vimos…..

    Un saludo maestro.

    marzo 30, 2008 en 11:23 pm

  2. Mercedes

    Muy bonito Aranjuez, si señor, unas fotografias preciosas, tanto, como el lugar, da gusto pasear por esos jardines, seria una delicia, poder pasear por ahí, como lo hacian los Reyes, ellos y su Familia, sin el bullicio y la explotación que tenemos que aguantar nosotros,
    Un Beso

    abril 12, 2008 en 10:15 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s