CAPTADOR DE IMÁGENES

Puente del perdón y Monasterio del Paular

El Puente del Perdón



Su primitiva factura, de la que no quedan más que algunos elementos del arranque, data del siglo XIV cuando los caballeros de Rascafría, Alameda, Oteruelo y Pinilla debían colonizar las tierras, edificar, establecerse y poseer un buen caballo propio (así es como comienza a poblarse el municipio).

A estas cuatro poblaciones se les otorgó el derecho a aplicar la pena de muerte. La sentencia se ejecutaba en el Puente del Perdón, donde el reo podía apelar por última vez (de ahí su nombre). La construcción del puente corrió a expensas de los monjes, como paso a un molino de abatanar papel, propiedad del monasterio.

Las crecidas del río Lozoya y los avatares del tiempo ajaron el puente y culminaron, en el siglo XVIII, con la reconstrucción de la hermosa arquitectura que hoy admiramos. Está edificado en sillería de granito presenta tres ojos formados por sendos arcos de medio punto y dos descansaderos, dotados de bancos de piedra, levantados sobre los pilares de la fábrica.

(El texto está extraído de la guía “Puentes Históricos en la Comunidad de Madrid”, editada por la Comunidad de Madrid a través de la Consejería de Cultura y Turismo)

Monasterio del Paular.

El 29 de agosto de 1390, Juan I, Rey de Castilla, ponía la primera piedra a la futura cartuja, la primera en el reino de Castilla y la sexta en España. Pero con la guerra de la independencia a principios del siglo XIX y más tarde la desamortización de 1835, la vida religiosa se interrumpe. En 1844 el Excelentísimo Señor Don Rafael Sánchez Merino compra por 40.000 duros el recinto monástico y es el Estado 20 años más tarde quien se lo compra a esta familia por 60.000 duros.

La vida religiosa vuelve otra vez, pero de manos de Franco. En 1942, en un viaje a Cataluña y hospedándose en Monserrat, le gusta tanto el ambiente religioso que allí había que decidió trasladarlo a Madrid y elige la Cartuja de El Paular, que en esos momentos se encontraba deshabitada. Se lo ofrece a sus legítimos dueños, los cartujos, que lo rechazan. La cartuja es ofrecida a una comunidad de benedictinos en La Rioja, “La Abadía de Valvanera”, cuyos monjes llegan a El Paular el 20 de marzo de 1954.

Anuncios

7 comentarios

  1. Ethoo

    Puff, menuda fiebre te ha dado con los B/N

    noviembre 9, 2009 en 8:17 pm

    • ya se sabe, hay que buscar nuevas cosas para aprender.

      noviembre 9, 2009 en 8:29 pm

  2. Lindo reportaje, y muy educativo.
    Tus fotos en ByN cada vez mejor.

    Saludos

    noviembre 9, 2009 en 10:17 pm

  3. Esa ultima veo que le has sacado buen partido dandole esa luz a la iglesia.
    Buenas fotos socio.

    noviembre 9, 2009 en 11:54 pm

  4. Didak

    Como siempre enducando con unas fotos muy ilustrativas. Ese ByN está ganando enteros a pasos agigantados.
    Un saludo

    noviembre 10, 2009 en 12:20 am

  5. Helena

    Precioso lugar para hacer fotos y buenas fotos te han salido.

    Saludos.

    noviembre 10, 2009 en 8:11 am

  6. Hello, as you may already discovered I’m fresh here.
    I will be glad to receive some assistance at the start.
    Thanks in advance and good luck! 🙂

    febrero 25, 2010 en 1:47 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s