CAPTADOR DE IMÁGENES

D70-52S-50MM. Semana 9

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

en una ocasión Charlie Rivel entró en la pista del circo y aún no había empezado su actuación cuando un niño empezó a llorar desesperadamente (probablemente era la primera vez que veía a un payaso). Charlie no podía empezar su actuación pues el público estaba más pendiente del escandoloso llanto del niño que del payaso. Charlie se acercó cautamente hacia el niño para hacerle una caricia e intentar calmarlo, pero el efecto fue el contrario y el niño empezó a llorar aún con más fuerza entre las risas medio divertidas medio enternecidas del público adulto. Rivel, profundamente conocedor de la psicología infantil, se retiró hacia el centro de la pista y empezó también a llorar, desconsoladamente, solidariamente. Con eso bastó. El niño se calló en el acto, con unos ojos abiertos como naranjas por la sorpresa de haber descubierto que aquel ser rojo y amenazador se sabía expresar también con su mismo lenguaje tan transparente y directo: el llanto. Y Rivel continuó llorando. Cuando, todavía lloroso, se volvió a acercar hacia el niño, ya totalmente calmado y mirándolo electrizado, la criatura se sacó el chupete de la boca y se lo dio a Charlie, en un acto de solidaridad primigenia. El llanto de Rivel se agotó y el público arrancó en aplausos. El payaso aceptó el ofrecimiento del niño y, hoy, aquel chupete histórico se conserva entre las vitrinas del Museo Charlie Rivel de Cubelles.

Todas las fotos del proyecto:

https://lmparra.wordpress.com/d70-365d-50mm/

Anuncios

4 comentarios

  1. Ethoo

    Que poco pinta tienen de payasos.
    Pwero me gusta mucho como has trabajado la iluminación.

    febrero 23, 2010 en 10:45 pm

    • Anónimo

      Hola Ethoo, soy el de la foto, el que según tú no parece payaso, junto con mi compañero. Solo decirte que un payaso no es el que se viste con una nariz roja y gran maquillaje, un payaso es el hace lo que, pecando de inmodestia, hicimos mi compañero y yo ese día. Ojalá hubieras estado allí, imangino por tu comentario que no lo hiciste, ya que si lo hubieras hecho estoy seguro que sí te hubieramos parecido payasos. Hay bastante diferenica entre ir de carnaval vestido de payaso y SER PAYASO, esto último es lo más grande que te puedas imaginar.

      febrero 26, 2010 en 4:09 pm

      • Ethoo

        No quería molestar con mi comentario. Solo que uno tiene en la retina la típica imagen del Payaso con nariz roja y zapatos enormes.
        Un saludo.

        febrero 28, 2010 en 10:29 pm

  2. Yo sigo con mi vieja D70, ¡Qué remedio! Le sacas el jugo desde luego.

    febrero 25, 2010 en 12:44 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s