CAPTADOR DE IMÁGENES

Nacimiento del río Cuervo.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Manantial travertínico activo notable a nivel nacional por su desarrollo y extensión, y por su belleza escénica que lo configuran como uno de los valores geomorfológicos y paisajísticos más destacados de la región.



El nacimiento se encuentra en la Muela de San Felipe, formada por materiales calcáreos del Cretácico Superior. Las abundantes agua que se infiltran desde las zonas culminantes se dirigen al oeste donde se sitúan sus dos principales surgencias: el Cuervo y el Júcar.

Su culminación está formada por una inclinada superficie de erosión que presenta un vistoso paisaje kárstico, con un intenso lapiaz y numerosas simas y dolinas.

El manantial del Cuervo surge con un intenso caudal que cuando es muy elevado rebosa por un canal superior o ‘trop plein’.

El agua recorre sus primeros metros y se precipita desde una amplia plataforma formando una doble cascada, sobre sendas barreras tobáceas extraplomadas que cobijan grutas y oqueades y que albergan una tupida vegetación ripícola.

Estos edificios tobáceos se encuentran activos, desarrollándose hasta que se rompen y se desploman, variando el perfil del frente tobáceo.

La toba se encuentra tapizada por una maraña de musgos que constituyen una de las comunidades de paredones rezumantes y tobas húmedas más representativas de la región.

Abundante y variada vegetación ripícola arbustiva y arbórea formadas por tilos, olmos, sauces, avellanos, arces, tejos, acebos, agracejo y boj, en el entrono de la cascadas y el río. También se encuentran bosques relícticos eurosiberianos, comunidades rupícolas no nitrófilas asociadas a escarpes y alguna mancha de turberas básicas y praderas de diente.

Pero el hábitat dominante son los pinares de pino silvestre. Estos se acompañan de algunas zonas muy húmedas que constituyen prados higrófilos y comunidades de grandes cárices amacollados, hábitat protegidos donde se desarrollan especies de gran interés, algunas de ellas amenazadas. Muy destacable es además la presencia de 21especies de orquídeas, hecho que pone de manifiesto el buen estado de conservación del área protegida.

Para llegar hasta el nacimiento del río, el viajero, desde Cuenca, debe tomar la carretera que sigue la Hoz del Júcar y se adentra en la Serranía.

Más imágenes en: http://www.lmparra.com/galerias/crv/index.html

Texto: Castilla la Mancha, Medio Ambiente.

Anuncios

3 comentarios

  1. Veo que sigue habiendo mucha maleza,¡que poco cuidamos el entorno natural!, eso si hay mas agua que cuando las visitamos nosotros.

    abril 12, 2010 en 10:38 pm

  2. Helena

    Jolín! Sí que le ha crecido el agua desde hace un montón!!! Así da gusto ver los ríos!!!

    abril 13, 2010 en 7:09 am

  3. Ethoo

    La primera me encanta. Pero me surge una duda. ¿Te has enterado de algo de lo que has copiado?

    abril 13, 2010 en 1:41 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s