CAPTADOR DE IMÁGENES

El faro – Historia de un recuerdo.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Sarah se despertó a medianoche, se colocó una flor en el pelo y fue directamente a la habitación de sus padres. Se sentó durante un buen rato en el lado de la cama donde dormía su papá.

Finalmente, él se despertó y le dijo:

—Sarah, ¿qué pasa? Aún es de noche.

—Tú solías contarme cómo el abuelo te llevaba hasta el faro en medio de la noche y ahora es medianoche, y creo que hoy deberías llevarme tú a mí.

Su padre siguió acostado durante un largo rato y por fin dijo:

—Sí, creo que hoy es la noche.

Se vistieron rápidamente, subieron al auto y salieron en dirección al faro. Todo estaba desierto. No circulaban autos y las luces de las calles hacían resplandecer la niebla del mar.

—Cuando el abuelo me llevaba al faro, no había luces en las calles, ni las panaderías permanecían abiertas durante la noche —le contó su papá.

—Seguro que el abuelo habría parado si alguna panadería hubiese estado abierta —dijo Sarah.

—Seguro que sí —dijo su papá.

Se detuvieron y entraron en una panadería. Compraron rosquillas y café. Eran los únicos clientes en toda la tienda.

—Cuando era pequeño, el abuelo solía darme a probar café, pero a mí siempre me sabía amargo —dijo el padre de Sarah.

Bebieron un poco de café recordando al abuelo. El café de papá estaba delicioso, pero el de Sarah sabía horrible. Condujeron hacia las afueras del pueblo hasta que llegaron al camino que llevaba al faro.

—El abuelo siempre decía que había que caminar hasta llegar al faro —dijo el papá de Sarah.

—Me parece bien —contestó Sarah.

Aparcaron el auto y emprendieron el camino entre la neblina. Se sentaron a descansar en lo alto de una roca mirando la playa y escucharon cómo las olas rompían contra los acantilados. Sarah terminó de comerse su rosquilla y su papá acabó el café.

—De todas las veces que vine con el abuelo —dijo el papá de Sarah—, nunca subimos a lo alto del faro. La puerta siempre estaba cerrada. Tratábamos de abrirla, pero permanecía cerrada con llave.

—Voy a intentarlo yo —dijo Sarah.

Se acercó, le dio vuelta al picaporte y la puerta se abrió. Sarah y su padre se quedaron mirando con emoción aquella puerta abierta.

— ¿Y ahora, qué? —preguntó Sarah.

—El abuelo hubiese subido —respondió el padre de Sarah.

—Subamos entonces —dijo Sarah.

Subieron por la escalera de caracol. Una vuelta, otra vuelta, otra vuelta, y más vueltas, hasta que por fin la luz del faro se reflejó en sus rostros.

—Puedo ver el infinito —dijo Sarah—. ¿Crees que el abuelo puede verme?

—No lo sé —le contestó su padre.

— ¿Podrá oírme? —preguntó Sarah. Y, sin esperar respuesta, gritó al viento:

— ¡ABUEEELOOO!

Y esperaron en silencio.

—No creo que te conteste —le dijo su padre.

Y en el silencio escucharon la sirena de la niebla y miraron la bruma y el mar. De repente, Sarah se quitó la flor que llevaba en el pelo, la misma que había guardado del funeral de su abuelo, y la lanzó lejos, al mar.

—Cuando sea grande y tenga un hijo, yo también lo traeré aquí una noche —dijo Sarah.

—Estoy seguro de que lo harás —le contestó su papá.

Y cubiertos de rocío, y envueltos en el olor a mar, regresaron a casa entre la niebla.

Robert Munsch; Janet Wilson

El faro – Historia de un recuerdo

Anuncios

7 comentarios

  1. Yael

    Que linda historia Paco y una bella foto.

    agosto 30, 2011 en 9:13 pm

  2. Yael

    Luis-Mi perdona, no se porque escribio Paco!!

    agosto 30, 2011 en 9:15 pm

  3. Me ha encantado el fragmento de libro que has puesto.
    Desde luego muy bien acompañada esa foto, amigo.

    agosto 31, 2011 en 7:03 am

  4. Boni

    Bonito relato y muy buena composición la de la foto.

    agosto 31, 2011 en 10:13 am

  5. fotosharry

    Lindo cuento que acompaña muy bien a la imagen.
    Saludos

    agosto 31, 2011 en 12:58 pm

  6. Geniales foto y texto que has elegido para acompañarles, chapeau!

    agosto 31, 2011 en 1:49 pm

  7. Una vez mas has acertado con el texto y la foto

    septiembre 1, 2011 en 6:46 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s